28 noviembre 2005

La ignorancia de las pequeñas y medianas empresas

Las pequeñas y medianas empresas, que no nos olvidemos que somos el principal elemento del tejido empresarial de este país desde el que te escribo, que es España, y de muchos otros que conozco, somos las grandes olvidadas en todos los sentidos, y no voy a entrar en temas fiscales porque no es el cometido de este boletín, aunque tendría mucho que decir, sino principalmente en temas de Marketing y Telecomunicaciones.

Puedo estar todo un día citando ejemplos y detalles de cómo a las pymes, a lo largo del tiempo, nuestra ignorancia y el poco asesoramiento que recibimos nos cuesta infinitas cantidades de dinero, ese vil metal del que carecemos tu y yo casi siempre y que según la Organización de Comercio Europea es uno de los 3 motivos por el que desaparecen el 90% de las empresas antes de 5 años (que duro es oír ese dato tan frío).

A decir verdad y a fuerza de ser sinceros, la ignorancia es el motivo de que esto ocurra, pero la realidad es que el fondo es más grave y es que esa ignorancia se podría evitar si hubiera más empresas como Fénix Media, que se dedicaran a asesorar convenientemente a las pequeñas y medianas empresas, pero eso supondría sacrificar muchos márgenes en ventas pequeñas y por eso la mayoría lo evita y se enfocan a las grandes empresas con márgenes pequeños o a las pequeñas empresas con grandes márgenes. Un grave error a mi entender.

Y ese error hace crear una gran desconfianza por parte del pequeño empresario hacia todo tipo de proveedores, no creyendo a nadie y a veces decidiendo con sus conocimientos que hemos ya dicho antes que son limitados, ya que además de empresario y gerente no puede ser experto en todo: marketing, contabilidad, recursos humanos, telecomunicaciones, planificación estratégica, etc.

Y como en este artículo sólo hablaré de lo que tiene que ver con las Telecomunicaciones, vamos a ello, y para empezar hablaré de un ejemplo cercano y de cosas recientes. Hace pocas semanas contactó con nosotros una empresa que quería contratar nuestros servicios de marketing online y diseño web. Hablando con él nos contó que en los próximos meses tenía previsto cambiar de oficinas y en este tiempo tenia la intención de poner una línea 902 para el lanzamiento de un producto.

Al ver su teléfono fijo le indicamos que debería tener una línea 902 como teléfono de empresa cuanto antes, no solo por la versatilidad que tienen, la imagen, y todas las ventajas que ya se conocen, sino sobretodo, por la ventaja de ser el mismo número de teléfono aunque cambiase de oficinas en el futuro.

No te puedes imaginar la sorpresa y rabia del empresario cuando le dije eso, y entendí su reacción perfectamente cuando me contó que llevaba lanzando desde hace 3 años, una campaña de publicidad de su empresa cada 2 meses por medio de publicidad convencional (varios periódicos y revistas y 300.000 folletos) y de envíos por correo a empresas diversas (200.000 envíos), y que siempre la forma de contacto era su teléfono fijo, por lo cual, al cambiar de oficinas, le habían avisado que perdía el numero, y por tanto toda la publicidad de estos tres años ya no valdría para nada.

Y su pregunta fue de impotencia ¿y porque nadie me ha explicado esto hace 3 años? Evidentemente no es la primera vez que me hacen esta pregunta y mi respuesta siempre es la misma: porque casi nadie nos asesora a las pequeñas y medianas empresas.

Otro ejemplo ha ocurrido con otro cliente que ha estado manteniendo muchas líneas tanto RDSI como analógicas independientes durante años, pagándole a la compañía telefónica los costes de mantenimiento de línea y de alquiler de cada aparato con el objetivo de tener números de teléfono directos a las diferentes personas de la empresa.

Sin embargo, eso hubiera sido igualmente resuelto con una centralita, dos o tres líneas RDSI y el resto con numeraciones paralelas (DDI), y de esta forma sólo hubiera pagado estas numeraciones que son mucho menos costosas que las líneas propiamente dichas. Y en cuanto a los aparatos, si hubiera contratado todo a la misma empresa, le hubiera incluido todo en la misma operación, haciéndole un buen precio, e incluso podría haber financiado el total en varios años mediante renting o leasing. Y si queremos hacerlo mejor aun, una línea 902 para cada empleado dado que quería que fueran llamadas directas. Menos costes, y mucha más eficacia.

Un tercer ejemplo ha sido relacionado con la instalación de las líneas telefónicas y de redes para una empresa. Lo habitual es contratar a una empresa que nos haga dicha instalación tirando cable por toda la oficina a través de tubos o de canaletas, y así lo solemos hacer todos, pero ¿y cuando esos tubos son más estrechos de lo que necesitamos y no es posible introducir tantos cables como necesitamos?

En este caso, cuando conocimos la situación, la empresa estaba pidiendo permiso al dueño de la oficina para realizar obra y meter nuevos tubos, con el consiguiente coste que diremos que no es precisamente poco.

Pero hay otras opciones, como por ejemplo conectar aquellos puestos que tengan más problema, a través de sistemas wifi que como bien sabes no necesitan cables y que al final es más barato que hacer la obra. Los dos únicos inconvenientes que pudiera tener este sistema son la seguridad y la velocidad, pero la primera esta ya muy avanzada y es un sistema seguro, y la segunda si esos ordenadores (computadoras) sólo utilizan programas de procesamiento de texto u hojas de cálculo, no habría ningún problema.

Un cuarto ejemplo que me gustaría mencionar es relacionado con los teléfonos de la Red Inteligente , 902, 803, 806 y 807. En los últimos meses hemos visto varios casos que son significativos.

Por un lado una empresa que había contratado a un operador una línea 806 y lo puso como teléfono de contacto de su empresa en su página web (no olvidemos que el coste es de más de 1 euro por minuto IVA incluido), pensando que al dar gratuitamente una serie de productos y servicios, tenía derecho a ganar dinero con las preguntas que le hicieran sobre esos productos. Las líneas 806 no pueden utilizarse para estos fines ya que según la ley ese prefijo es para servicios de Ocio y Entretenimiento, y sólo para eso, y cualquier otro servicio debe llevar otro tipo de numeración. Eso puede costarle la perdida de la línea y por tanto de toda la publicidad que haya hecho de ella, y todo porque la compañía se ha limitado a venderle la línea y no a asesorarle de para que la va la utilizar.

Muy parecido al anterior es el caso de una empresa que nos solicitó una línea 807 para establecer un servicio consistente en escuchar a las personas sus problemas dado el nivel de incomunicación existente en la sociedad actual.

El servicio es legitimo si hay quien tiene ese problema y necesita contárselo a alguien, y asimismo es legitimo cobrar por ello si hay alguien dispuesto a pagarlo, pero lo que no se puede hacer es ponerlo en una línea 807 que según la Ley es para Servicios Profesionales, y debe haber una persona titulada detrás de la línea: por ejemplo un Psicólogo.

Si este cliente hubiera acudido a comprar esa línea a una operadora clásica, hoy estaría incumpliendo una ley corriendo el riesgo no sólo de tener una gran multa, sino de perder la línea y por tanto toda su inversión publicitaria, y todo porque nadie la hubiera asesorado a tiempo.

Por último, te contaré un ejemplo referente a la famosa Ley de Protección de Datos y la LSSI que actualmente rigen en España. Un cliente hizo varias campañas de publicidad, tanto convencional como en Internet, promoviendo un nuevo producto, y dio orden a sus empleados de almacenar los números de teléfono y las direcciones de correo electrónico de las personas que llamaron pidiendo más información, o que rellenaron el formulario que aparecía en la pagina web.

Como estrategia es interesante, salvo que si le hubiéramos conocido antes, le hubiéramos propuesto que la parte de teléfono era más económica haciéndolo a través de un Call Center con líneas 902 y así se habría ahorrado bastante dinero.

Un tiempo después lanzó una nueva versión de ese producto, y aprovechó esos teléfonos que tenía almacenados para que, en vez de invertir en una nueva campaña de publicidad, hacer un test con ellos que ya habían demostrado interés anteriormente, y la idea es buena, pero lo hizo con un grave error, ya que eso es legitimo siempre que haya cumplido con las leyes que rigen ese almacenamiento de datos: LOPD y LSSI.

¿Y que debería haber hecho? Pues lo primero informar en las diferentes publicidades que hizo, que almacenaría esos datos: teléfonos, direcciones etc. y lo segundo registrar ese fichero en la Agencia de Protección de Datos para que fuera totalmente legal. Ha tenido suerte y no le han cazado, pero si lo hubieran hecho, podía haber sido una multa de hasta 600.000 euros, y no hay pequeña o mediana empresa que pueda soportar ni eso ni tan sólo la mitad de esa multa. Se jugó la empresa por no tener quien le explicara ese pequeño detalle.

Tu sabes bien que los negocios hoy en día son difíciles, que nadie regala nada, y que sacar cualquier empresa adelante es una labor dura dura dura (aunque maravillosa), y si además nadie nos asesora, corremos importantes riesgos, así como incurrimos en gastos considerables que podríamos evitar fácilmente.

El Siglo XXI esta cambiando esta mentalidad de aprovecharse de las pymes y están surgiendo más empresas como la nuestra que se enfocan en asesorarlas, darles los productos y servicios que necesitan y sólo los que necesitan, y no en los que necesitan vender. Aun quedan de los otros, y nosotros hemos vivido esta situación este mismo mes, ya que estamos trasladando nuestras oficinas a un lugar más grande y hemos necesitado comprar una centralita que permita más líneas y más extensiones.

Inicialmente le hicimos el encargo a la empresa que nos ha vendido estos servicios en años anteriores, pero finalmente perdió la venta y nuestra confianza por tratar de vendernos lo que le venía bien vender y no lo que nosotros necesitábamos comprar, dándonos unas explicaciones que cualquier otra empresa hubiera aceptado, pero dado que nosotros estamos en el sector pudimos detectar que no era lo que queríamos comprar , y al pedir precios a otros proveedores, no sólo encontramos lo que necesitábamos sino que nos hemos ahorrado casi 2000 euros. Pero eso, en otros campos que no dominemos, nos puede pasar con una facilidad pasmosa y sin enterarnos (seguramente ya nos haya pasado y no nos hayamos enterado).

Como siempre, al final me he extendido más de lo que debiera pero creo que han sido ejemplos ilustrativos que espero aporten luz y te ayuden a gestionar mejor las Telecomunicaciones de tu empresa y evitar algunos costes innecesarios.

Por último, te deseo muchos éxitos y te recuerdo que debes seguir Soñando en Grande, NO TE CONFORMES CON MENOS.

Antonio Domingo
CEO Fénix Media
http://www.fenixmedia.com

1 comentarios:

A las 12:15 p. m. , Anonymous Anónimo ha dicho...

Me dirigo a usted Antonio Domingo pues he tratado de contactar por varias vías y no logro respuesta alguna, algo que como director de Fenix Media ya debería haber hecho.
Estoy muy de acuerdo en todo lo que publica en este blog y es cierto que los pequeños empresarios somos muy ignorantes y confiamos a veces equivocadamente en la labor de empresas como la suya que pensamos pueden ayudarnos de verdad y lo que hacen es engañarnos por toda la cara.
No sabe cuanto lamento la mala sensacion que tengo cada vez que veo reviso mis objetivos, mis sueños, mis tareas diarias... algo que aprendi con su libro y que ahora se ve empeñado por su falta de atención al cliente y por la mala gestión de sus empleados.
Yo personalmente no puedo hablar bien ni de Fenix Media ni de usted porque despues de un mes trabajando conmigo, el director de marketing decidió finalizar la campaña que teníamos contratada, lo hizo vía email, sin más explicaciones y todavía hoy no sé cómo se ha gestionado mi dinero, además de haber pagado un dominio que todavía hoy sigue a su nombre, y lo he pagado y contratado yo, no lo olvide.
Para que conste y le sirvan a otros que Fenix Media no es tan buena agencia de publicidad como parece, se lo asegura una empresaria que hasido clienta suya.
Luz María Navas, 902 502 016
luzmaria@tupsicologapersonal.com

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal