03 marzo 2005

La gestión en los costes de las Telecomunicaciones

Las telecomunicaciones, ya sean fijas o móviles han sido hasta ahora, uno de los costes fijos e inamovibles que toda empresa tenía, que a toda empresa le ha irritado siempre tener que pagar por lo elevados que llegaban a ser, y una carga inevitable que toda empresa ha soportado como de la que uno no se puede desprender hasta el día de cierre definitivo.

La realidad es que los costes de telecomunicaciones ya no son esa pesada cruz de la que uno no se puede librar, hoy en día el mercado ha cambiado y veremos como afecta eso a las empresas. Para empezar vamos a analizar cuales son cada uno de esos costes, e iremos viendo el detalle de porque han dejado de ser un gasto inamovible para ser un gasto negociable o una inversión reducible.

Toda empresa necesita, por muy pequeña que sea, como mínimo un teléfono fijo no solo desde donde podamos llamar, sino donde puedan localizarnos. Hay muchos empresarios autónomos que comienzan sin este requisito pues según su planteamiento tienen suficiente con el teléfono móvil particular que ya tenían, y creen que aunque les salgan más caras las llamadas de esta forma, evitan el coste de una línea telefónica con los gastos que esto supone de alta y cuotas mensuales.

Puedo entenderles, pues arrancar una empresa es una tarea difícil y hay que aquilatar los gastos al máximo, ya que se dispone de poco dinero, y no solo al principio, sino que incluso a lo largo de varios años, esos pequeños empresarios tienen muy pocos ingresos, y para poder sobrevivir, están obligados a estudiar la utilidad de cada céntimo que entra en su cuenta bancaria.

En este punto, el criterio que mantengo es diferente, pues ese gasto es no solo necesario, sino imprescindible ya que como explico en mi libro “15+2 CONSEJOS PARA AHORRAR EN TELECOMUNICACIONES” es mucho mayor el coste que tiene de deterioro de la imagen de la empresa al no tener un lugar físico. Es una inversión, no un gasto.

Vamos a verlo con un ejemplo: Piensa por un momento que vas a contratar una empresa que te haga una reforma, y encuentras dos que te ofrecen un presupuesto casi idéntico en precio ¿a quien contratarías? ¿a la que tiene una dirección donde acudir en caso de tener un problema por ejemplo que no te hagan bien el trabajo que les has encargado y pagado? ¿o a otra que, aunque sea igual de precio, solo tiene un teléfono móvil donde localizarles y que una vez desaparezca de tu oficina no sabes donde acudir?

El problema reside en que no podemos saber cuantos clientes perdemos por este motivo, y aquellos que solo tienen ese teléfono móvil, creen que es suficiente, pues solo miden los clientes que le contratan, nunca sabrán cuantos son los que deciden la otra opción.

Incluso hasta en estos casos de microempresas, que trabajan sin tener una sociedad, como personas físicas, trabajadores autónomos o profesionales independientes, les recomiendo que su teléfono sea una línea de empresas, que en el caso de España son con prefijo 902, aunque dependiendo de los países este prefijo puede variar.

La imagen es vital en la empresa y esas líneas tienen actualmente ofertas muy sugerentes, por ejemplo desde Fénix Media las vendemos hace varios años, y dependiendo de las fechas siempre existen diferentes promociones con algún tipo de descuento, y por supuesto con remuneración por las llamadas entrantes de hasta 2 céntimos de euro por minuto. Lo que parecía ser un gasto, se convierte en un ingreso.

En cuanto al coste de las líneas, y de las llamadas, este es otro concepto que ha cambiado. ¿por qué digo esto?. Muy sencillo, porque hoy existen en la mayoría de los países, unas empresas que han roto el concepto de que solo les puedo comprar a las grandes operadoras de telecomunicaciones.

Voy a explicar esto con más detalle. Hasta hace bien poco, las telecomunicaciones en muchísimos países del mundo eran un monopolio en donde solo una compañía podía vender este producto, pero el mundo evoluciona, el libre mercado llega a este sector y de pronto nos encontramos que aparecen nuevas operadoras de telecomunicaciones que nos ofrecen sus servicios, y que muchos aceptamos de buen grado. En mi caso, lo hice en su día con el único fin de escapar de Telefónica, que siempre ha tratado a los clientes a patadas, y nunca le ha importado dar servicio.

La sorpresa, fue que esas nuevas compañías repitieron los mismos errores de funcionamiento y de servicio que aquellas de las queríamos huir, y eso desalentó a muchos empresarios, creándoles una desconfianza a esas nuevas ofertas que aparecían.

Pero eso ha cambiado, porque en diferentes países, empresas mucho más pequeñas han entrado a este negocio sin tener que invertir en las infraestructuras y sin embargo dando excelente servicio, por ejemplo Fénix Media de la que soy Director Gerente. La razón es muy simple, nos hemos enfocado en el cliente y nos hemos convertido en verdaderos asesores en telecomunicaciones, no estando vinculados a ninguna compañía en particular y tratando y negociando continuamente con todas.

De esta forma podemos ofrecer productos de marca Fénix Media, con precios que no dan ni las más grandes operadoras. Por ejemplo, hemos lanzado esta semana, un servicio nuevo en España: llamadas a teléfonos fijos en todo el territorio nacional por solo 0,0352 euros el minuto, para todos los días de la semana en cualquier horario, y aquí viene, la gran sorpresa: SIN ESTABLECIMIENTO DE LLAMADA, sin prepago, consiguiendo reducir ese coste hasta en un 54%, y garantizando como mínimo un 10% de ahorro sobre cualquier factura, independientemente del plan de precios que tenga la empresa.

¿Cómo es posible? Por que tenemos detrás negociaciones de mucho tipo con esas grandes operadoras (líneas de voz, líneas de Red Inteligente, líneas de datos, etc.) y según mejoren, las repercutiremos directamente a nuestro cliente, la pequeña y mediana empresa, sin que ésta tenga que preocuparse de esos desagradables detalle de pelear los precios con su operadora.

Ahora su operadora somos nosotros, pero la diferencia es que compañías como Fénix Media estamos del mismo lado que esas pymes a las que damos servicio y no estamos casados con ninguna gran operadora, solo son útiles mientras nos den buen precio y buen servicio.

Otro coste fijo es el de la telefonía móvil, en donde no solo tenemos unas cuotas que pagar sino también un precio por minuto mucho más elevado. Y aquí topamos con la picaresca de las compañías de telefonía móvil, que han adoptado en todos los países que conozco la misma estrategia: diseñar miles de planes de precios para que sea literalmente imposible poder compararlos.

Unos planes te dan cuatro horas de llamadas a un precio ínfimo, pero en las otras 20 horas del día te ponen un precio que es el triple del básico. En otros planes lo que te abaratan son las llamadas a teléfonos de la misma provincia; en otros las llamadas a móviles de la misma empresa, y así sucesivamente.

En este apartado, hasta ahora ha habido pocas posibilidades de evitar costes y casi ni de abaratarlos, pero la vida sigue evolucionando y esta naciendo un nuevo concepto, que ya estuvo funcionando en Internet y que por causas que no vamos a analizar en este momento, desaparecieron, pero que creemos puede dar mucho juego en la telefonía móvil. Me estoy refiriendo a los Grupos de Compra.

Para que quede claro el concepto en pocas palabras: imagínate que en vez de tener una sola línea de telefonía celular, tuvieras 30.000, ¿crees que podrías negociar con las grandes operadoras los mismos precios o mejores? Estoy convencido que mejorarían con 30.000. En Fénix Media estamos investigando este proceso y seguramente pronto podamos ofreceros alguna solución de este tipo, que al fin y al cabo es poder ahorrar al comprar muchos juntos, y si las cosas no se tuercen, lo podremos ofrecer no solo en España sino en algunos países más.

Adicionalmente tenemos algo que las pequeñas y medianas empresas no se plantean, y que suelen despreciarlo, por que en su mentalidad parece un juego en vez de una herramienta. Me refiero al marketing por móvil. Este apartado requeriría un artículo completo y de hecho ya sabéis que he hablado anteriormente sobre este tema en otros artículos pues me apasiona el futuro que tiene y que ya es un presente con múltiples formas de aplicación. Tomarlo en cuenta porque es una forma de abaratar costes en llamadas, tiempo de promociones y permite ventas de final de stocks a bajo coste.

Otro coste es de las líneas de datos, o dicho de otra manera, la conexión a Internet. Muchas empresas cuando hablamos de este punto, discrepan conmigo de la verdadera utilidad de tener una conexión a Internet fija, es decir, en vez de pagar por el tiempo de estar conectado, pagar una cuota mensual y estar conectado las 24 horas. Y entiendo su forma de ver este asunto, pues piensan que si solo se conectan un rato al día para recoger el correo y no tienen necesidad de utilizar internet, ¿para qué poner un gasto mas en la empresa?

En parte llevan razón, porque hay que medir todos los gastos y quitar aquellos que no sean imprescindibles, pero quienes me dicen estos argumentos, suelen ser personas que no han analizado al detalle las ventajas y ahorros que le puede suponer esa conexión, e incluso la de banda ancha de mayor rapidez.

Voy a explicarme con algún ejemplo. Si tengo que enviar un presupuesto a un cliente, puedo hacerlo por el método

tradicional: lo imprimo y se lo envío por correo o por fax, pero eso tiene un coste ya sea del papel, tinta, un sobre, un sello o en el segundo caso la llamada del fax y por supuesto y más importante del tiempo de hacer esos procesos. Si tengo que buscar una dirección de alguien, un teléfono, un proveedor, analizar la competencia, y muchas otras cosas, Internet nos evita muchos costes de tiempo, nos permite conseguir y enviar la información con mucha más rapidez. Y adicionalmente, seremos mucho más ágiles a la hora de tratar con nuestros clientes, y eso redundará en imagen de empresa, y por supuesto en ventas.

En cualquiera de las diferentes conexiones a internet, ya sea por la línea analógica tradicional convertida en ADSL, ya sea por la línea eléctrica que esta lanzándose en varios países en los últimos tres años, ya sea por cable, ya sea por sistemas como el WLL (Wireless Local Loop), que nos conecta vía radio, o cualquier otro tipo de conexión que nos ofrezcan, tendremos diferentes velocidades, y por supuesto precios muy variados.

La mayoría de esas ofertas no garantiza más del 10% de la velocidad contratada, y en algunos casos el 0%.

En el mundo en general estamos viendo como esta área evoluciona muy rápidamente, pero esto es solo un error de situación, pues lo estamos midiendo con respecto a lo estático que ha estado durante casi una década, y por eso nos perece que ahora cambia muy deprisa. Pues como digo, esta habiendo muchos cambios en lo que se refiere a la velocidad y los servicios que engloba.

Por un lado, por ejemplo en España, se ha pasado de que la línea standard fuera hace un año de una velocidad de 125 kb (al decir standard me refiero a la que mayor porcentaje de empresas utilizaban) y en pocos meses, se ha duplicado, se ha vuelto a duplicar, y en breve esta previsto que en los próximos meses se vuelva a duplicar. Increíble, donde antes nos daban 125, ahora nos van a dar 1024, y sin variar el precio.

¿Cómo es posible? No hace falta hacer un curso de postgrado para darse cuenta de que siempre lo han podido hacer, pero no les interesaba, y han estado jugando con unos mayores márgenes comerciales y dando un servicio de mucha menos calidad.

¿Por qué digo esto? Porque las ofertas se suceden incesantemente, regalándonos el alta, un modem wifi, un router, cámaras digitales, impresoras, ó webcams, e incluso llamadas locales gratuitas, y todo por conseguir que nos demos de alta con su servicio. Esto puede parecernos en principio muy normal por que vivimos en un mundo de libre competencia y cada empresa puede dar las ofertas que crea conveniente para captar nuevos clientes, pero solo es aparentemente.

Aquí viene mi aviso, hay que leer bien esa letra pequeña del contrato pues en muchos casos, eso tan bonito que nos contaron de regalos, mucha velocidad, etc., incluye como requisito que estemos con ese contrato al menos 12 a 36 meses dependiendo de la compañía, y en caso de querer cancelarlo, deberemos abonar el importe de dichos regalos. Me parece muy lícito, pero no se explica convenientemente y en la mayoría de los casos, ese precio por cancelación anticipada, es abusivo para que desistamos de irnos con otra compañía, y en los casos de 36 meses, ese tiempo es una eternidad en un área en evolución como es la conexión a Internet.

Hay otro aspecto que deberéis tener en cuenta al dar de alta una conexión a Internet, ya que en breve asistiremos en muchos países ( ya ha comenzado en algunos), a la explosión de los servicios a través de esas líneas, por ejemplo, televisión convencional, video bajo demanda, video club en casa y la televisión a la carta (los programas empiezan cuando yo quiero y no cuando dice la cadena de televisión), videoconferencias para pymes, así como muchos otros en los que se requiera audio y video, y ese es otro de los motivos por el cual deberán ir subiendo las velocidades de conexión, pues para muchos de esos servicios necesitarán poder garantizar una línea 6 Megas. Y estamos hablando de que tenemos una conexión standard actualmente de 512 kb, ¿os dais cuenta del cambio que se avecina? ¿Entendéis por qué estar 36 meses casados con una compañía es una eternidad aunque nos regale un palacio completo?

Bueno amigos, este mes me he extendido un poco mas de lo habitual, pero no podía pasar por estos temas sin entrar a explicarlos, no es mi estilo, pues ya sabéis que mi objetivo con este boletín es no solo daros un mapa, sino daros luz al camino.

Os deseo muchos éxitos, y ya sabéis, soñad en grande, no os conforméis con menos.

Antonio Domingo
CEO Fénix Media S. L.
http://www.fenixmedia.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal