25 diciembre 2006

El 95% de las tarifas de telefonía móvil serán ilegales por la nueva Ley de consumo

Los 46 millones de usuarios de telefonía móvil que existen en España verán cómo su operadora le cambiará la tarifa que han elegido en un plazo máximo de dos meses.

A finales del próximo mes de febrero –a los dos meses de su publicación en el BOE–, entrará en vigor la nueva ley de mejora de la protección de los consumidores y usuarios, que aprobó el pasado jueves el Congreso por consenso de todos los partidos.
La futura legislación prohibe la facturación por tramos –lo que se conoce como redondeo– con carácter general, tanto en el tiempo utilizado como en el precio, así como cualquier cláusula que prevea el cobro por servicios o productos no prestados. Además, establece que para los servicios de telefonía –fija o móvil–, la unidad tipo será el segundo.

Estas disposiciones legislativas dejan en la ilegalidad la inmensa mayoría de las tarifas que aplican todos los operadores de telefonía móvil ya establecidos (Movistar, Vodafone y Orange), así como las de los nuevos grupos que trabajan como operadores móviles virtuales como Yoigo, Carrefour o The Phone House.

Dos de cincuenta
Actualmente, se comercializan en España alrededor de cincuenta tipos de tarifas diferentes de telefonía móvil. Pero sólo dos tarifas, una de Movistar –denominada contrato tu tiempo– y otra de Vodafone, llamada Vitamina al segundo, cumplirían actualmente con la nueva norma.

El resto de las tarifas de contrato y prepago –tarjeta– de todos los operadores o bien cobran por segundos, pero después de cobrar el primer minuto completo, o bien lo hacen por tramos de treinta segundos. Ambas prácticas quedarán prohibidas en adelante.
Este es el caso para los precios de Yoigo y de Happy Movil. La antigua Xfera es el cuarto operador y presume de contar con las tarifas más baratas y transparentes del mercado. Sin embargo, cobra el primer minuto completo y, luego, en tramos de treinta segundos.
Happy Móvil es el operador virtual especializado en el mercado de inmigrantes y acaba de ser lanzado por la cadena de distribución The Phone House. El nuevo operador también tarifica el primer minuto completo y, luego, en tramos de treinta segundos.

Orange, la antigua Amena, factura todas sus tarifas por segundos –es la única entre las tres grandes que lo hace, tanto en contrato como en tarjeta–, pero después de haber cobrado el primer minuto completo. Uno de sus operadores virtuales, Carrefour Móvil, mantiene el mismo esquema tarifario.

Consumo mínimo
Otra de las prácticas que la nueva norma pone en cuestión es la inclusión de un consumo mínimo mensual. Yoigo, por ejemplo, ha fijado seis euros de consumo mínimo, tanto para contrato como para tarjeta, que se cobrarán mensualmente o se descontarán del saldo, se hayan consumido o no. De hecho, es el único operador que tiene implantado este concepto para clientes de tarjeta. Casi todos los demás operadores tienen cláusulas similares para clientes de contrato y, posiblemente, esta característica también quedará fuera de la ley.

Pero la nueva norma podría afectar a más tipos de servicios de telecomunicaciones como la banda ancha, tanto fija como móvil.
Tarifas planas en cuestión
Según las opiniones manifestadas por algunos expertos en regulación de telecomunicaciones, aunque la ley está pensada básicamente para la telefonía móvil, podría plantear, desde una interpretación radical, serios problemas a las tarifas planas fijas de ADSL y a los sistemas de tarificación para servicios de datos móviles.

La causa de estos problemas potenciales es que la regulación aprobada establece que el coste del servicio habrá de calcularse a partir del consumo efectivamente realizado. Las tarifas planas para el ADSL residencial estipulan un precio fijo mensual, independiente del consumo que realice el cliente. Las de los servicios de datos móviles, en muchos casos, cobran también una cantidad fija por la descarga mensual de una cantidad de datos. Las más habituales se sitúan en unos 30 euros al mes por un gigabyte de descarga, y 60 euros por cinco gigabytes de datos recibidos, independientemente de que se consuman o no.

En cualquier caso, en lo que todos los expertos coinciden es que la nueva regulación tendrá como efecto principal la elevación de los precios nominales por minuto. Si se mantuvieran los mismos precios nominales pero se facturase por segundos, los ingresos de los operadores se reducirían sensiblemente. Para mantener, con el mismo volumen de tráfico, unos ingresos medios similares a los que ahora se obtienen, el precio por minuto tendrá, necesariamente, que subir.

Etiquetas: , ,

2 comentarios:

A las 9:41 p. m. , Anonymous Anónimo ha dicho...

Leyendo muchos comentarios acerca de la polémica sobre si subiran los precios por minuto las operadoras, como consecuencia de la nueva ley, mi pregunta es si merece la pena esa fiebre de portabilidad a yoigo que le ha entrado a todo el mundo…¿no sera mejor esperar al 1 de marzo a ver con que tarifas por minuto nos robarán desde entonces unos y otros, antes de mandar a freir monas a tu vieja operadora?.

 
A las 5:37 a. m. , Blogger Antonio Domingo ha dicho...

Efectivamente Anónimo, tu planteamiento era correcto pues la experiencia dice que puede pasar de todo con las tarifas de las operadoras de telefonía móvil, aunque hemos llegado a esa fecha y se han cumplido las expectativas de que tanto Movistar, Vodafone como Orange han subido las tarifas y sin embargo Yoigo ha mantenido su promesa por el momento de mantenerse con las tarifas anteriores, pero eso nunca es definitivo pues en cualquier momento puede cambiarlo, aunque correría un riesgo importante de descrédito al haber sido adalid de mantenerlas, incluso presumiendo de ello en su publicidad.

Ya veremos que pasa de aquí a final de año.
Gracias por tu comentario

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal