21 mayo 2007

La CMT inicia consulta pública para las nuevas redes de VDSL y cable

La CMT, como es su obligación por el ser el ente competente con atribuciones para ello, ha iniciado una consulta pública sobre la implantación de las que se denominan redes de acceso de nueva generación (NGN), que son las que deberán sustituir a las actuales redes de cobre por otras de fibra óptica o VDSL, lo que permitirá disponer de conexiones de 50 y 100 megas.

El VDSL es la solución tan esperada para poder ofrecer a corto plazo la velocidad que necesitamos para poder empezar a disponer de una serie de servicios que requieren un mínimo de banda ancha, pero el objetivo de la CMT y quizás el más importante, sea la capacidad de llegar con fibra óptica a la casa de cada usuario.

Según explican desde la propia CMT, y tal como han hecho en anteriores ocasiones, antes de regular necesitan recoger la opinión del mercado, sobre todo de los operadores para garantizar que la futura regulación no solo incentiva las inversiones y la innovación tecnológica, sino que promueve la competencia efectiva en la banda ancha y sobre todo posiciona a España en la vanguardia de Europa, lo cual me temo que es más una ilusión que una realidad.

Los escenarios contemplados por la CMT plantean soluciones a corto plazo, como la introducción de la tecnología VDSL que ofrecerá conexiones de hasta 50 megas, además de televisión digital de alta definición. La principal dificultad es la cobertura limitada y sostenida aún por el par de cobre desde una central, lo cual plantea el problema de la distancia y las pérdidas de velocidad que actualmente provoca el ADSL y ADSL2+.

También se plantean otras soluciones basadas en la combinación de fibra y cobre o en la llegada directa de fibra hasta los hogares.

Estas posibilidades suponen el despliegue de fibra óptica desde la central telefónica hasta un nodo situado en la vía pública, para cubrir el resto del acceso con el cobre hasta llegar al abonado o bien tender fibra hasta un repartidor que se situará en las zonas comunes de los edificios de los usuarios.

La perspectiva a largo plazo supone el tendido de fibra hasta la propia residencia de los usuarios, que permitirá a los operadores lanzar ofertas con velocidades objetivas de hasta 100 megas y ampliar la oferta de servicios.

Asimismo, reflexionará sobre las tecnologías alternativas al cobre, coaxial y fibra, que puedan resultar apropiadas para ayudar a reducir la brecha digital, donde subraya el papel que puedan jugar las tecnologías inalámbricas como el satélite, WiMAX o LMDS y de banda ancha móvil.

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal